lunes, 12 de diciembre de 2016

Felicitaciones ,oficios y aguinaldos


Parece ser que la primera tarjeta  de Felicitación navideña se editó en 1843 por iniciativa de un editor inglés, Henry Cole, que encargó unos dibujos que luego imprimió y envió a sus amistades.
En España, con anterioridad a esa fecha, se tiene constancia de una primera Felicitación de Navidad. Concretamente el diario de Barcelona en el año 1831 imprimió postales de felicitación, a cambio de las cuales sus repartidores esperaban recibir una pequeña cantidad de dinero o aguinaldo.

Desde mediados del siglo XIX la práctica de felicitar las Navidades por medio de tarjetas postales fue creciendo sobre todo entre trabajadores que tenían una escasa remuneración económica. Así serenos, faroleros, vigilantes, aprendices etc., entregaban una tarjetita a los vecinos del barrio para recordarles que aportasen su colaboración en dinero o en especies. Las felicitaciones de los trabajadores de oficios públicos eran repartidas por éstos con la manifiesta intención de obtener una gratificación para las Navidades, hacia aquellas personas o empresas con las que se tenía un contacto diario y a la que se le prestaba más de un favor, en los servicios cotidianos.


En la mayor parte de las tarjetas destaca la figura del trabajador con uniforme de gala, o con la ropa de trabajo mientras desempeñan las tareas propias de su oficio; en un segundo plano aparecen productos típicos de la Navidad: turrón, pavo, uvas, champán, etc.

Las fórmulas o frases de felicitación son casi siempre las mismas y están impresas o estampadas en el anverso de la tarjeta: “El carretero felicita a usted las Pascuas de Navidad” o “El farolero les desea Felices Navidades”; mientras que el texto en verso con el que el trabajador pide el aguinaldo hace referencia a las peculiaridades de cada oficio y está impreso en el reverso de la tarjeta.

Esta práctica de Felicitar con estas tarjetas en mano cayó en desuso, principalmente por los abusos que había  a la hora de pedir los aguinaldos, pues lo mismo te felicitaba el arquitecto que el monaguillo o la guardia civil, no cumpliendo el fin para el que fueron creadas: Ser una ayuda para los trabajadores públicos con menos recursos económicos.


Hacía el comienzo de los años 70 del pasado siglo, desaparecieron dichas felicitaciones, mucho antes ya habían sucumbido bastantes oficios de los que se representaban en dichas tarjetas tales como faroleros,espiteros del gas, telegrafistas o serenos.Por cierto, estos últimos tenían la misión de abrir las puertas de los portales a los vecinos cuando se les llamaba por la noche, ya que nadie en un principio podía tener llave del portal de su casa.Era una forma de controlar al vecindario por parte de la autoridad.

video


No hay comentarios:

Publicar un comentario