jueves, 29 de diciembre de 2016

Ea que eres como una perla



En la parroquia de San Miguel de la capital palentina, en cuyo templo cuenta la tradición que se casó el Cid con doña Jimena, tiene su sede la cofradía del “Dulce Nombre de Jesús”.

No sabemos la fecha exacta de la fundación de la Cofradía, pero todo nos hace suponer que fue a finales del siglo XV, cuando se constituyó una asociación o hermandad llamada  del Santísimo Nombre de Jesús durante el pontificado del obispo de Palencia Fray Alonso de Burgos  y establecida en la parroquia de San Miguel por encuadrarse en su demarcación la judería, ubicada en torno a la calle de San Marcos, y llamada así después de la expulsión y futura conversión de los judíos. Se sabe que en esa fecha se produjo el bautismo de muchos judíos palentinos. Se encargó a los dominicos que cristianizasen el antiguo rito de la circuncisión, promoviendo el bautismo cristiano entre los circuncidados, y cambiándolos el nombre hebreo por el de dulce nombre de Jesús.

El centro de la fiesta es la imagen del Niño Jesús, de factura barroca, al que se dedica la celebración, y al que se “bautiza”. Es una talla del siglo XVII, que en su mano izquierda porta una cruz y que con la mano derecha hace un gesto que nos recuerda a la uve de la victoria.

El día 1 de Enero, la cofradía celebra lo que se ha pasado a denominar desde mucho tiempo atrás “El bautizo del Niño”, una fiesta de carácter religioso y cultural, que se celebra en el barrio de San Miguel de Palencia desde 1588, ceremonia con la misma autenticidad y bombo que un bautizo real, con la particularidad de que la imagen del Niño es zarandeada y bailada en sus andas por cofrades y autoridades civiles y religiosas, mientras le cantan los versos del “Ea”, villancico que se atribuye a un juglar del siglo XIV.
El Ea, más que a un villancico se parece en el estilo y en la forma al Auto de los Reyes Magos, pues las veinte estrofas que lo forman nos hablan de la estrella, de los Reyes Magos, de su viaje, de su encuentro con Herodes, de la adoración al Niño etc. Y el estribillo dice así:


"Ea que eres como una perla
Ola que los niños te adoran
Oye que te rondan pastores
Vaya que eres sol refulgente, Niño del Alma
Niño del Alma."

El bautizo recorre los interiores y exteriores de la iglesia de San Miguel y finalmente acaba como todos los bautizos: Desde un balcón el padrino y la madrina arrojan al público confites y caramelos y algunas monedas. Y para que todo sea más dulce los cofrades reparten rosquillas.
En el año 2015 el Bautizo del Niño fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.



video



No hay comentarios:

Publicar un comentario