domingo, 1 de mayo de 2016

Los Mayos


Las fiestas en el medio rural se articulaban en torno a las faenas del campo y a los ciclos estacionales del año, todas ellas provenientes de antiguas culturas paganas y que con la llegada del cristianismo se convirtieron en festividades religiosas.

Los Mayos son fiestas ancestrales que se celebraban por toda España. Recuerdan los  rituales del culto al árbol: planta sagrada que significa poder y fuerza. La fiesta mayumea fenicia exaltaba la primavera. Posteriormente, estas costumbres fueron asimiladas por nuevas civilizaciones prerromanas, como la celta. La festividad celta de Beltane marcaba el comienzo de la temporada cuando el  ganado se llevaba hacia los pastos de verano. De ahí la adoración de los fenómenos terrenales: tierra, mar y aire.

Estos rituales fueron seguidos por los romanos en su adoración y culto a multitud de dioses. También asimilaron esta tradición mayumea en honor de la llegada de la primavera y de las primeras flores del año, el día que corresponde con el actual primer día de mayo. Todo poblado romano tenía además de los dioses oficiales los propios autóctonos. En Hispania se adoraba a la diosa Bona Dea, también llamada Maya, Maia o Fauna, diosa de la fertilidad en la mitología romana con la que se celebraba la llegada de la primavera. Seguramente esta tradición sufrió variaciones con la llegada de la civilización árabe a los campos de Castilla, como la manifestación en cantos o rondas a la persona amada. Más tarde la Iglesia Católica las convirtió en “Cruces de Mayo” o en otros casos “mes de María”.
En un texto anterior  del 30-04-2013 hablamos de lo que era pinar el mayo: “poner un gran árbol pinado en la plaza del pueblo para que los mozos suban a coger un trofeo puesto en la picota”,  mientras las muchachas les animaban desde abajo bailando y cantando en torno al árbol.


Estas celebraciones han dado lugar a un tipo de canciones populares llamadas también Mayos, y que generalmente se cantan y se cantaban a partir del 30 de Abril por toda la geografía del país. Los mozos salían a cantar los mayos para rondar a las mozas en sus casas. Estas tenían sus puertas y ventanas engalanadas con flores, ramas y guirnaldas. La moza rondada o "maya" quedaba obligada a invitar al mozo a una buena merienda.

Ya estamos a treinta
del abril cumplido,
mañana entra mayo
de flores vestido.
A cantar el mayo
vengo a tu ventana,
si me das licencia,
hermosa madama.




Así pues los mayos son fiestas primaverales, no solo porque se celebren cuando los campos se muestran más brillantes, sino porque recuerdan los rituales ancestrales de culto al árbol en civilizaciones que manifestaban su adoración a sus dioses y lo que estos significaban en fiestas conmemorativas de exaltación de acontecimientos que para aquellos hombres tenían trascendencia, tales como los cambios de estaciones.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario