lunes, 13 de mayo de 2013

Arrieros y carreteros


Carretero maragato
“En las arenas bailan los remolinos            
el sol juega en el brillo del pedregal
y prendido a la magia de los caminos
el arriero va, el arriero va”

Así comenzaba la canción “El arriero” de Atahualpa Yupanqui, que cantaron entre otros Mocedades y Jorge Cafrune. Y es que sobre arrieros y carreteros se ha escrito mucho y se ha cantado bastante, y hasta hay una zarzuela llamada “El cantar del arriero”.
El diccionario nos dice que arriero es el que trajina con bestias de carga y que carretero es la persona que conduce carros o carretas o las fabrica.
El arriero o carretero realizaba el transporte de todo tipo de mercancías antes de que el ferrocarril y los camiones hicieran su aparición.
Con una reata de mulas, machos o asnos o con una carreta tirada por mansos bueyes, recorría toda la península, llevando cargamentos de pescado, vino, cereal, madera, conservas etc., desde los puertos hacia el interior y desde los puntos de producción hacia los de consumo.










El nombre de arriero viene de la voz con que se “entendían” con su ganado de tiro, ¡Arre!, voz conocida universalmente y que es atendida y obedecida por los animales.
Era un noble oficio, cargado de tradición, de hombres rudos curtidos al sol, conocedores de mil caminos, rutas y veredas, de vida sacrificada, siempre al acecho de los asaltantes de caminos, acostumbrados a dormir a la intemperie vigilando sus carretas y a pasar largas temporadas lejos de sus hogares. Quizás por esta vida tan dura y austera han llegado hasta nosotros las expresiones: “Juras más que un carretero” y “fumas más que un carretero”
Actualmente nos quedan muchos testimonios que nos recuerdan estos oficios, pues no es raro transitar por caminos de herradura y veredas que fueron pisadas por ellos, y comer o pernoctar en ventas y posadas que en su día acogieron a estos carreteros.



"Arriero es mi amante
 con cinco mulas
tres y dos son del amo
las demás suyas"


video


Fuentes: Revista de Folklore nº237 Valdivieso Arce Jaime L.
Internet








No hay comentarios:

Publicar un comentario